El golpe psicológico que conlleva un divorcio es grandísimo, nadie que se haya casado de buena fe va a salir inmune de la situación. La pérdida a nivel emocional es grande y está en primer plano, pero cuando se piensa el tema lo más en frío posible, un segundo aspecto...