Atty-Eraka
Trusted Legal Advocacy For Over 20 Years
Atty-Eraka
  1. Home
  2.  » 
  3. Divorcio
  4.  » ¿Cómo puedo proteger mis bienes de un divorcio?

¿Cómo puedo proteger mis bienes de un divorcio?

| Feb 16, 2021 | Divorcio

El golpe psicológico que conlleva un divorcio es grandísimo, nadie que se haya casado de buena fe va a salir inmune de la situación. La pérdida a nivel emocional es grande y está en primer plano, pero cuando se piensa el tema lo más en frío posible, un segundo aspecto genera gran preocupación: el financiero.

Si usted está a punto de atravesar por un divorcio, los principales bienes que seguramente habrá acumulado durante el matrimonio y le preocupa conservar son:

  • Negocios
  • Cuentas de ahorro, inversión, jubilación, educación o dinero en efectivo
  • Bienes raíces y materiales

¿Cómo funciona la ley en Texas?

Texas es un estado de propiedad comunitaria. A grandes rasgos, esto implica que la corte dividirá los bienes en partes iguales, aunque siempre anteponiendo los derechos de los interesados y sus hijos.

La ley establece que los bienes pueden considerarse propios y no comunitarios en los casos en que hayan sido adquiridos antes del matrimonio, por compensación por daños y perjuicios, o por herencia o regalo a un solo cónyuge.

¿Qué va a pasar con mis cuentas bancarias?

Según las leyes del estado de Texas (enlace en inglés), lo que usted haya aportado se dividirá equitativamente entre ambos esposos, aún si la cuenta que está en cuestión es de jubilación y usted haya sido el único o la única que haya aportado.

Una forma práctica de mantener los ahorros de su 401k lo más posible es ofreciendo a su ex algo más en su lugar, como por ejemplo, su parte de la casa.

Es imposible quedarse con todo, por eso puede hacer arreglos según qué le convenga más conservar: su parte de la casa, su cuenta de jubilación, ahorros, o su parte del negocio.

El negocio

Está claro que si ambos esposos son co-propietarios, la empresa es un bien marital. Sin embargo, aun cuando uno solo de los esposos fundó el negocio, también puede considerársele bien conyugal en ciertos casos si el otro cónyuge contribuyó de alguna manera. Esta ayuda puede llegar a constituirse, por ejemplo, si un esposo se quedó a cargo de los niños mientras el otro trabajaba.

Una buena estrategia de defensa puede surgir si el capital con el que fundó su negocio era propio, previo a su matrimonio. Si usted creó la empresa con dinero propio, no conyugal, la participación de su ex que se determinará será claramente menor.

La casa

Este es uno de los temas más sensibles en todo divorcio. Mucha gente le da un valor emocional enorme y, especialmente cuando hay niños de por medio, quiere conservarla para que el cambio total del divorcio sea menos incisivo. Si usted decide conservar su casa, una manera de hacerlo puede ser negociar, y dar a su esposo o esposa otro bien marital, como por ejemplo pueden ser ahorros de cuentas de jubilación. Quizás parte del pago de su parte (enlace en inglés) puede ser el carro, muebles o joyas. Otra opción viable es buscar una refinanciación con el prestamista.

Un esposo puede en efecto comprar al otro su parte, pero hay un punto clave a tener en cuenta que detallaremos a continuación.

¿Qué me conviene hacer?

Un divorcio va a tener un impacto financiero, en mayor o menor medida. Hay un tema importante para pensar y este es si a usted en verdad le conviene quedarse con ciertos bienes.

Aquellos bienes que no han sido pagados en su totalidad o requieren mantenimiento pueden terminar no siendo convenientes.

Lo principal al momento de elegir si usted quiere o no conservar estos bienes después de divorciado o divorciada, es preguntarse si realmente va a poder hacer frente a los gastos que esto conlleva.

Es entendible el apego emocional que usted pueda tener por su casa o carro, pero no olvide valorar con anterioridad si realmente quedarse con estos es la decisión más inteligente.